• 3/4 de kg de filete de puerco en trozos medianso
  • 1/4 de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 5 chiles poblanos
  • 1 cebolla
  • 3 elotes
  • 3 cucharadas de aceite

1. Ponga a cocer en la olla de presión los pedazos de carne de puerco con el 1/4 de cebolla, el diente de ajo, la sal y 1/2 taza de agua.

2. Deje que la carne se cueza unos 20 minutos, contados a partir del momento en que, con el tapón puesto, la olla empiece a silbar.

3. Ase los chiles poblanos en la flama directa de los quemadores de la estufa, hasta que toda la piel quede tostada o ampollada.

4. Meta los chiles en una bolsa de plástico, ciérrela y deje que suden durante 15 minutos.

5. Mientras los chiles sudan, rebane finamente la cebolla y corte los granos de elote para separarlos del olote.

6. Ponga a calentar el aceite en una cacerola y acitrone la cebolla; agregue después las rajas para que se sancochen y, por último, los granos de elote.

7. Enfríe la olla de presión bajo el chorro del agua fría, ábrala y pase los pedazos de carne de puerco a la cacerola donde están los granos de elote y las rajas.

8. Cuele a esa misma cacerola el agua de cocción de la carne.

9. Deje que se cueza bien hasta que el líquido se haya reducido a una cuarta parte.

10. Pase el guisado a un platón hondo y llévelo a la mesa acompañado de tortillas calientes.