• 6 bistecs de bola de res, de medio dedo de grueso
  • Sal y pimienta negra molida
  • 3 cucharadas de aceite

1. Espolvoree los bisteces con una mezcla de sal y pimienta, páselos a un tazón y écheles el aceite; revuélvalos para que todos queden perfectamente cubiertos de aceite.

2. Ponga dos comales a fuego alto y, cuando empiecen a humear, ase los bistecs de uno en uno (o de dos en dos si el tamaño de los comales se lo permite).

3. Primero por un lado y luego por el otro. Sírvalos recién salidos del comal.