• Ingredientes
  • 8 muslos de pollo
  • 3 cucharadas de harina
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Una pizca de tomillo seco, desmenuzado
  • 1 taza de aceite

Preparación:

1. Lave los muslos de pollo con agua fría y séquelos con un trapo limpio. Mezcle la harina con la pimienta, la sa, y el tomillo: enharine los muslos con esta mezcla.

2. En una cacerola honda ponga a calentar el aceite. Cuando esté bastante caliente, aunque sin llegar a humear, eche en él 3 o 4 muslos, según el tamaño de la cacerola, y deje que se frían a fuego medio hasta que adquieran un hermoso color dorado y estén bien cocidos por dentro.

Fría de la misma manera los muslos restantes. Consérvelos calientes hasta el momento de llevarlos a la mesa, acompañados de la ensalada de su preferencia.

Nota: la cacerola deberá ser de fondo más o menos grueso.