• 1 paquete de pasta para sopa de tornillos (o coditos)
  • 4 tazas de agua
  • 2 cucharadas de consomé de pollo granulado
  • 2 tazas de leche evaporada
  • 1/2 barrita de mantequilla
  • 2 cucharadas copeteadas de fécula de maíz

1. Ponga a calentar a fuego alto, en una cacerola, el agua con el consomé; cuando esté hirviendo, échele la pasta.

2. Cuando la pasta esté cocida, añada la leche evaporada y la mantequilla.

3. Aparte, deshaga en 1/2 taza de agua la fécula de maíz y échesela a la sopa cuando esté hirviendo.

4. Revuelva la sopa, y cuando espese, retírela del fuego. Sirva la sopa de inmediato.

5. Puede espolvorear un poco de queso al momento de servirla.