• Ostiones vivos (la cantidad que requiera Ud.
  • Limones al gusto
  • Salsa picante al gusto
  • Sal y pimienta al gusto
  • Hielo picadito (frappé)
  • Sal gruesa

1. Lave los ostiones perfectamente bien con agua filtrada o gasificada.

2. Ponga en un platón una cama de hielo.

3. Coloque sobre éste otro plato con una cama de sal.

4. Acomode los ostiones abiertos sobre la cama de sal y sirva acompañados de limón, sal, pimienta y la salsa de su predilección.