• 1 taza de hojas de menta
  • 5 limones sin semilla
  • La ralladura de 1 limón
  • 1/2 taza de jugo de naranja
  • 3/4 de taza de azúcar

1. Lave los limones y las naranjas con una esponja y jabón; enjuáguelos con agua fría y séqueolos.

2. Con el lado más fino del rallador, ralle la cáscara de un limón.

3. Exprima las naranjas.

4. Lave y desinfecte las hojas de menta, sáquelas, escúrralas y píquelas.

5. Ponga a calentar en una cacerolita 1/2 taza de agua.

6. Cuando empiece a hervir agréguele las hojas de menta picadas; deje que hiervan un par de minutos, aparte la cacerolita del fuego.

7. Incorpore al té de menta el jugo de limón, el de naranja y el azúcar.

8. Revuelva todo muy bien hasta que el azúcar se disuelva totalmente.

9. Cuele el té a una jarra y añádale agua (o agua de soda) hasta completar 2 litros. Ponga el té de menta a enfriar en el refrigerador o en el congelador.