• 2 tazas de zarzamoras de color muy oscuro, enteras.
  • Azúcar al gusto
  • Cubitos de hielo (opcional)

1. Lave las zarzamoras con agua fría en un tazón grande; páselas al colador de verduras y enjuáguelas perfectamente bajo el chorro del agua fría y desinfecte, al tiempo de desinfección, cuele y deje que escurran.
2. Licue las zarzamoras con 4 tazas de agua; pase el licuado a una jarra y agréguele otras 4 tazas de agua. Pruebe el refresco y endúlcelo a su gusto. Si puede déjelo enfriar en el refrigerador, pero si tiene que servirlo de inmediato, agregue unos cubitos de hielo.