• 1 1/2 tazas de peras en pedazos
  • 2 clavos de olor
  • 3/4 de taza de azúcar

1. Ponga a hervir en una cacerolita 1 taza de agua con los clavos de olor; en cuanto empiece a hervir, aparte del fuego la cacerolita y deje que la infusión se enfríe.

2. Lave las peras perfectamente y séquelas. Corte las peras en pedazos, desechando el corazón y los rabitos.

3. Licue los pedazos de pera con 4 tazas de agua y cuele lo licuado a una jarra.

4. Agregue la infusión de clavo (sin los clavos) y el azúcar.

5. Revuelva bien el refresco hasta que se haya disuelto toda el azúcar.

6. Enfríe ya sea agregando cubitos de hielo o poniendo la jarra dentro del refrigerador.