• 1 taza de flor de jamaica
  • 2 litros de agua
  • 3/4 de taza de azúcar
  • Cubitos de hielo

1. Ponga a hervir en una cacerola 1 litro de agua.

2. Eche las flores de jamaica en un colador y enjuáguelas rápidamente bajo el chorro del agua fría para eliminar el polvo.

3. Cuando el agua empiece a hervir, eche en ella la flor de jamaica para que se cueza unos 10 minutos.

4. Apague el fuego y deje que la infusión se enfríe un poco; cuélela a una jarra, échele el azúcar y revuelva con una cuchara de madera que sólo se use para hacer aguas frescas.

5. Cuando se haya disuelto toda el azúcar agregue agua hasta completar 2 litros.

6. Por último, eche al agua de jamaica unos cubitos de hielo, pero no demasiados, ya que podrían aminorar el gusto acidulado y el color de la bebida.