• 3/4 de taza de chía
  • 2 litros de agua
  • 8 limones agrios
  • 1 taza de azúcar

1. Eche la chía a un colador y enjuáguela bajo el chorro del agua fría.

2. A fuego medio, ponga a hervir la chía en una cacerola con 1 litro de agua durante unos 15 minutos. Al cabo de ese tiempo la chía habrá soltado el mucílago que contiene la cascarita.

3. Pase la chía con su agua de cocción a una jarra, agréguele el jugo de los limones, el azúcar y agua suficiente para completar 2 litros de refresco. No eche hielo al agua de chía: enfríela en el refrigerador o, si tiene mucha prisa, en el congelador.